lunes, 28 de enero de 2013

Baño de Agua Salada


¿Estás sóla en casa, aburrida, mirando por la ventana sin saber qué hacer? Muchas veces nos encontramos en esa situación y la tendencia general es arrastrarnos hasta el sofá y ver lo que echen por la tele. Si encima el tiempo no acompaña, la "tarde-vagancia" está servida. Este tipo de tardes viene bien de vez en cuando, pero cuando se abusa de ellas se convierten en un gran enemigo, ya que te convierten en poco menos que una zombie.
Así que te propongo una cosa. Si crees que estás a punto de caer en una "tarde-vagancia" aburrida y poco productiva, aprovecha para darte un baño relajante.

Una bañera en casa es salud. Se ha hablado mucho de que si se gasta mucha agua, de que si no es ecológica... pero no estoy hablando de bañarse a diario. Estoy hablando de darse un baño de vez en cuando como un gesto de amor y cuidado hacia nosotras mismas. Los baños de agua caliente se han utilizado desde siempre para calmar los nervios, mejorar estados atópicos de la piel, despejar las vías respiratorias, etc.

Recientemente, el oncólogo Martí Bosch ha afirmado que "cuando uno se sumerge en un lugar donde el agua está caliente enseguida se le dilatan los poros de la piel y cuando este agua está muy salada, se produce un fenómeno llamado ósmosis de forma que el agua de nuestro cuerpo sale arrastrando a través de los poros hacia el exterior toda clase de toxinas y sales minerales. Con lo que también la sal sale fuera del núcleo de las células y éstas se alcalinizan, induciendo el suicidio de las células tumorales las cuales viven en un medio acidificado". Ya ves, toda una cura para tener en cuenta. Todo lo que necesitas es agua caliente y 2kg de sal (sí, 2 kg de sal, toda todita a la bañera). Si a éso le sumas un par de velas y alguna esencia natural como lavanda (para relajar) o romero (para tonificar) tienes el Spa en tu propia casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario