sábado, 28 de abril de 2012

Los Jabones de mi Mujer en Nasei

Lluvia. Además no una lluvia cualquiera de esas que abres el paraguas y ya estás a salvo, no. La de ayer era de esas lluvias que notas el peso de las gotas, esos días que estás deseando llegar a casa para quitarte las botas, ponerte el chándal y tumbarte al calor de la mantita de tu sofá.

Pero entonces...¿qué hacía yo caminando por Bilbao al mediodía sin rumbo, recorriendo cafeterías y escaparates? Pues os lo diré: Pasar una tarde de café y libro y ¡¡Hacer tiempo para ir al taller de Nasei!! Los talleres de Nasei son una delicia. Lorena y Celia son encantadoras y siempre organizan eventos la mar de interesantes en los que aprendes muchísimo sobre la cosmética natural, ecología y el cuidado de la piel.

En esta ocasión, la charla se llamaba "Alimentando tu piel" y estaba presentado por Amelia Pérez Moreno de "Los Jabones de mi mujer" y os puedo asegurar que ¡la espera mereció mucho la pena! Nos contó cómo fueron los comienzos de la empresa y cómo, preocupada por ofrecer un producto natural 100%, se había puesto a investigar y a hincar los codos de forma autodidacta hasta que fue creando sus primeros jabones. Habló sobre las propiedades de las materias primas que utiliza, como la manteca de Karité, el aceite de Argán, el aceite de Oliva puro, la canela, la miel...Vamos, que daban ganas de comerse las pastillas. Estoy segura de que si mi madre volviera a decirme "Te voy a lavar la boca con jabón" yo le respondería "Vale, pero con Los Jabones de mi Mujer" :)

El taller fue súper ameno y muy interesante. Yo aproveché para acribillar a preguntas a Amelia, que por cierto he de decir que ¡es un encanto de niña! una de esas personas que tenemos la suerte de conocer de vez en cuando y que transmite muy buenas vibraciones. ¡Así que desde aquí un besazo!
Además, nos regalaron un cuadernito sobre las propiedades de las diversas hierbas y aceites que utilizan, un catálogo y un jabón de Karité que huele a gloria (lo he probado en la cara y va genial, te deja la piel muy hidratada y suave). Y si a eso le sumamos que hubo un ágape con champán (sí amigas, creedme, todo un lujo), bombones y macarons pues... ¡que llueva todo lo que le dé la gana! ¿Se puede pedir algo más?







3 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu asistencia y por tu bonita mención Isabel. Ha sido un placer conocerte y hablar contigo.
    Un beso!
    Amelia

    ResponderEliminar